MATANDO PULGAS.

Bien se dice que cada cual tiene su forma de matar las pulgas, no obstante, las pulgas no son tarugas. Les comento esto, porque recientemente me he encontrado con dos noticias que hacen evidentes las limitaciones de algunos funcionarios de nuestro gobierno.

Primeramente, recordarán ustedes, que la dirección de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), dependiente de la secretaría de Gobernación, ha sancionado o amonestado a 71 emisoras radiofónicas del país por difundir “narcocorridos”, soportándose en la Ley Federal de Radio y Televisión, de 1961, que en su artículo 63 prohíbe “las transmisiones que causen la corrupción del lenguaje y las contrarias a las buenas costumbres”. De acuerdo con la nota periodística, el director de RTC, Álvaro González, afirmó que ese género es una “perversión” del corrido tradicional mexicano y que ha sido utilizado para hacer apología de la violencia.

Si lo único que se tiene es un martillo, entonces todo nos parecerá un clavo, en otras palabras, si lo único que se tiene es el poder, no se pueden esperar soluciones inteligentes. Esto se los platico porque, con agrado he leído una segunda noticia que se refiere al fenómeno migratorio y a los “migracorridos”.

La Patrulla fronteriza difunde en territorio mexicano, a través de los llamados “migracorridos”, información relacionada con los peligros de cruzar la frontera ilegalmente. Su portavoz en Washington, Oscar Saldaña, indicó que los corridos titulados “La carta”, “La tumba” y “El funeral” son parte de la campaña publicitaria. Las canciones fueron distribuidas por una agencia de publicidad en ciudades mexicanas fronterizas como Reynosa y Matamoros, y después fueron retomadas por estaciones comerciales radiofónicas del interior de México y Latinoamérica, que las incluyen ya en su programación regular.

Este tipo de soluciones seguramente tendrán mejores resultados que utilizar el martillo autoritario para acallar las manifestaciones culturales populares.

Aquellos que trabajamos en la seguridad privada sabemos que intentar implementar medidas autoritarias en las culturas organizacionales ocasiona, por lo menos, inercias compensatorias. Sin embargo, sabemos también que se puede aprovechar la cultura organizacional y sus flujos naturales para promover nuevas iniciativas de cambio.

Así que, cuidado con los martillos, sus dedos lo agradecerán.

F.Crisóstomo.

 

 

0 Responses to “MATANDO PULGAS.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: