MIEDO, S.A.

 “el miedo puede desencadenar la tentación

de entregar la libertad a cualquier demagogo

 que prometa a cambio fuerza y seguridad.”

El ataque contra la razón, Al Gore.

 

Vergonzosamente, nuestros políticos se lanzan al lodo nuevamente; el debate político está cancelado; a los ciudadanos solamente nos quedará elegir a los menos peores. Independientemente de la insidia y la inquina que priva en las campañas, lo que en el fondo ha de preocupar a la seguridad de nuestra nación es que, inscrita dentro del ambiente de “guerra al crimen”, asistimos a la repetición de la estrategia político-electoral del miedo, la misma clase de estrategia que provocó el debilitamiento de la legitimidad del actual Ejecutivo, la misma que debilitó la confianza en las instituciones electorales; La misma clase de estrategia a la que se vio sometido nuestro vecino país del Norte, durante el gobierno de George Bush, y que llevó a ese país, antes paladín de los derechos civiles, a cometer sistemáticos abusos a los derechos humanos.

Al Gore, candidato a la presidencia de los Estados Unidos que en el 2000 perdió las elecciones presidenciales frente a George W. Bush en un proceso cuyos resultados fueron muy discutidos y cuestionados, en 2007 publicó su libro “El ataque contra la razón”, donde denuncia y demuestra argumentativamente que la democracia norteamericana fue debilitada por el embate de una estrategia política fundada en el miedo y en el uso de refinadas técnicas de propaganda, psicología y medios electrónicos de comunicación.

Denuncia Al Gore que casi tres cuartas partes de la población norteamericana llegó a creer que Sadam Husein fue el responsable de los atentados del 9/11; también llegaron a creer que los secuestradores aéreos eran de nacionalidad iraquí; más del cuarenta por ciento estaba convencido de que Irak contaba con armas nucleares, todas eran apreciaciones falsas: no existía relación alguna entre Sadam Husein y Osama Bin Laden; de los atacantes, 15 eran de Arabia Saudita, dos eran de los Emiratos Árabes Unidos, uno era de Egipto, y uno del Líbano; en 2004, el experto en armas David Kay, respecto de la presunción de posesión de armas de destrucción masiva por parte de Irak, manifestó: “Todos estábamos equivocados”.

¿Cómo fue posible que tantos ciudadanos norteamericanos llegaran a creer tantas mentiras?. Al Gore, en su libro, nos explica:

·        “[Bush] desvió el foco de la venganza estadounidense hacia Irak, una nación que no tenía nada que ver con el 11 de septiembre”

·         “Como nuestra nación había padecido los horrores del 11-S, cuando nuestro presidente dijo “Imaginad conmigo este nuevo temor”, fue fácil saltarse el proceso de razonamiento”

·         “…el producto antiguo (la guerra contra Osama bin Laden) había perdido cierto ímpetu… …en el periodo previo a las elecciones de 2002, iba a ser lanzado un nuevo producto: la guerra contra Irak.”

·        “En la campaña electoral de 2006, Bush fue más explícito, y llegó a decir que “si ganan los demócratas, gana el terrorismo”

·        “cuando la gente afronta una gran amenaza […] tiende a concentrarse en la magnitud de las consecuencias y a hacer caso omiso de las probabilidades”

·        “existen tres técnicas que, combinadas, provocan el miedo: la repetición, conseguir que lo anormal parezca normal y la mala administración”

·         “la forma anormal y antiamericana que tiene la administración [Bush] de abordar el secretismo, la censura y el engaño masivo y sistemático es la principal explicación de cómo ha sucedido tamaña catástrofe en nuestro país.”

El gobierno de Bush fue monotemático: la guerra contra el terrorismo. Sus asesores vendieron la idea de que quienes no apoyaran a Bush en su guerra estarían traicionando a la patria. El entramado legal fue modificado para dar facultades especiales a George Bush, facultades que fueron transformadas en poder abusivo e irracional. Tal vez desde el punto de vista electoral fue una estrategia exitosa: Bush fue reelecto; sin embargo, Estados Unidos hoy sufre los estragos de uno de sus periodos históricos más obscuros y vergonzosos.

Hoy nuestro país sufre una agenda monotemática: La guerra contra el crimen organizado. Los mayores logros de gobierno apenas tienen apodo: el Pozolero, el Canicón, otros lo perdieron entre las estadísticas, unos más quedaron lapidados, los menos ni lápida alcanzaron. En las campañas políticas se difunde la idea de que quienes cuestionen a la guerra contra el crimen (o al Presidente) son traidores o son narcos, los avances logrados en asuntos electorales y de transparencia sufren los embates de la opacidad en nombre de la seguridad nacional, (el IFAI considera que la reforma al artículo 16 del Código Federal de Procedimientos Penales constituye el primer gran retroceso en materia de acceso a la información pública). Los muertos se multiplican, los presupuestos se dilapidan, la violencia, lejos de detenerse, se agrava y las voces de alerta se multiplican.

El valor que más se exalta de nuestro Presidente es la valentía (los güevos de Felipe, dice Ciro Gómez Leyva), habrá que usarla para detener el oficio pendenciero de algunos políticos de su partido y para reconocer que la estrategia del miedo le falló a Bush y comienza a fallar entre nosotros. Las voces en contra se multiplican, no son voces en contra del combate al crimen, son voces en contra de las estrategias, de su ineficacia o ausencia, y de sus consecuencias.

 

F. Crisóstomo.

 

Nota:

Jorge Carrillo Olea, ex militar, ex director del CISEN, ex gobernador del Estado de Morelos, escribió ayer: “Romper el status quo implica cambiar hacia el enfoque de protección de la salud; de no hacerse, nuestros soldados seguirán muriendo inútilmente […] El Ejército no fue concebido ni está preparado para esta lucha. A su inquebrantable lealtad se le está retribuyendo con una gran injusticia”.

1 Response to “MIEDO, S.A.”


  1. 1 Jose de Jesus Fidel Cruz Contreras abril 2, 2009 a las 21:17

    Sera verdad, o sera mentira todo es segun atraves del cristal donde se mira. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: