MAQUIAVELO Y LA GUERRA

Cuando usted se refiere al “Arte de la Guerra”, viene a la mente, inevitablemente, Sun Tzu; no obstante, años atrás me encontré con un interesante libro homónimo, pero de autor distinto, en este caso: Nicolás Maquiavelo. Transcurre como un dialogo entre Cosme y Fabricio, este último un experimentado militar. El texto trata de explicar y reducir la animadversión contra lo militar, esparcida en el ánimo social de la Italia de aquella época. A las preguntas de Cosme, las respuestas de Fabricio revelan algunas ideas que me parecen interesantes y que en seguida comparto con ustedes:

  • Estar siempre en guerra no es posible, ni tampoco pagarla siempre; luego por precisión el que se vale de ella corre el riesgo de perder sus Estados.
  • Los que tienen por oficio la guerra, grandes o pequeños, no pueden ser de otra manera porque la paz les empobrece y arruina (…) Sus jefes, por no querer la paz, procuran por todos los medios alargar las guerras (…) el origen de tales desordenes es convertir el ejercicio de las armas en una profesión a sueldo.
  • Conviene pues, que, (…) todos hagan voluntariamente la guerra para obtener la paz y no procuren turbar esta por conseguir aquella.
  • No cabe duda de que los hombres valerosos, pero desordenados, son más débiles en conjunto que los tímidos disciplinados, porque la disciplina aleja el temor y el desorden inutiliza la valentía.
  • ¿Cuándo podría obligarles a tanta disciplina y a tanta obediencia y respeto que un árbol cargado de fruto, en medio de un campamento, lo dejaran como lo encuentren…?
  • ¿Cómo he de avergonzar a los que han nacido y se han educado sin idea del honor?
  • Las guerras suelen hacer a los hombres bravos y famosos, y las nuestras, cuanto mayores y más sangrientas, tanto más han servido para que pierdan la fama el ejército y sus jefes.
  • Al principio de nuestro diálogo se quejaban de su milicia. (…) su milicia es la que tiene derecho a quejarse de ustedes, que han hecho de ella un mal boceto en vez de una figura perfecta.

Se nota, en el texto, que Fabricio no creía en una milicia profesional permanente, no estoy seguro de que eso sea lo correcto, no obstante, muchos de sus dichos pueden iluminar la discusión respecto de la actuación de nuestro ejército en esta mal llamada guerra.

Siento tanto temor de la violencia, como de ver que los intelectuales analizan profundamente las causas de esta guerra sin siquiera asomarse a las consecuencias, por ello me pregunto:

¿Cuál será el rumbo que tomará el marco legal que se pretende para nuestro ejército?

¿Seguirá teniendo un solo hombre el poder para comprometer su actuación y prestigio?

¿Seguirá siendo usado como trapo de limpieza de los desatinos políticos?

¿Podremos evitarlo?

Sin una policía que signifique una alternativa confiable, será difícil retirar nuestro ejército a los cuarteles, no obstante, los errores y abusos cometidos por algunos de sus integrantes son indefendibles y deben ser castigados, así como cualquier intento de ocultar la verdad; no hay prestigio en la mentira. Los hombres de honor, que son los más, no requieren más defensa que su conducta.

Para concluir, les dejo una cita del Arte de la Guerra de Sun Tzu y un comentario de Chang Yu:

Sun Tzu: Fastidia a su general y confúndelo.

Chang Yu: Si el general del ejército enemigo es terco y fácil de encolerizar, insúltalo; procura que se enfurezca para que se desconcentre y se lance alocadamente contra ti, sin un plan.

F.Crisóstomo.

0 Responses to “MAQUIAVELO Y LA GUERRA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: