GUERRA, LUCHA O TRABAJO

El arte de dirigir consiste en saber cuándo se debe abandonar la batuta
para no molestar a la orquesta. Herbert Von Karajan.

 

“Mal tiempo para votar…”, así comienza Saramago su “Ensayo sobre la lucidez”, un relato sobre el comportamiento emergente de una ciudadanía que decide dar muestra de su estatura democrática, contrastante con la pequeñez de sus políticos, usando su libertad para elegir, abrumando al sistema electoral con su participación, pero emitiendo su voto en blanco.

Es una historia del miedo de los políticos a la lucidez (despertar) de la ciudadanía, y de sus desesperados esfuerzos por mantener el status quo; donde echan mano de sus desgastados instrumentos de violencia y propaganda para someter el buen juicio mediante el terror, mediante la invención de amenazas al orden y la paz, mediante la exaltación de la represión como acto de heroísmo.

Don José, gracias por la lucidez.

Y hablando de lucidez, recientemente, nuestro Presidente, mediante desplegados en los diarios y una aparición en cadena nacional, ha intentado redefinir el rumbo de su estrategia bélica: ya no será una “Guerra al narco” sino una “Lucha por la seguridad”; espero que algún efecto positivo traiga el cambio de título. Independientemente de ello, percibo en su discurso una especie de regaño a los ciudadanos, que insiste en calificarnos como apáticos e indolentes espectadores o simples criticones de “mala leche”; yo no lo creo así.

Desde nuestro papel de padres, trabajamos todos los días para evitar que nuestros hijos se inicien en el consumo de drogas y se enganchen en adicciones, a pesar de que las adicciones de inicio sean socialmente toleradas e incluso comercialmente impulsadas (Léase alcoholismo y tabaquismo).

Desde nuestro papel de trabajadores, nos empeñamos en impulsar la economía de este país, a pesar la endeble calidad de los empleos.

Desde nuestro papel de estudiantes, aportamos para resolver, con nuestro esfuerzo personal, las precariedades de nuestro sistema educativo.

Desde nuestro papel de empresarios, nos esforzamos por contribuir a la competitividad y productividad del país, a pesar del “capitalismo de cuates” y de los excesos regulatorios imperantes en nuestra nación.

Por favor, note usted que no he empleado las palabras guerra, combate ni lucha, pues siempre significan esfuerzos temporales, sujetos al éxito o la derrota, mientras que el rol del ciudadano, en cualquiera de sus calidades, es de tiempo completo, por siempre y sólo tiene un rumbo: LA PAZ.

El Ejecutivo dice sentirse solo, es posible que esté solo en la FORMA, los ciudadanos estamos juntos en el FONDO. La soledad es el destino de los liderazgos basados en el miedo, cuando mucho pueden obtener un sometimiento temporal, hasta que la esperanza se desvanece y se lleva de la mano a todos los temores.

Ojalá este cambio, sea un alineamiento de los fines del Ejecutivo con los fines de nuestra sociedad: vivir sin miedo al hambre, sin miedo a la enfermedad, sin miedo a la ignorancia, sin miedo a la injusticia, sin miedo a la impunidad ni a los abusos del poder.

Saramago termina así su ensayo:

“Entonces un ciego preguntó, Has oído algo, Tres tiros, respondió el otro, Pero había también un perro dando aullidos, Ya se ha callado, habrá sido el tercer tiro, Menos mal, detesto oír los perros aullando.”

F. Crisóstomo.

0 Responses to “GUERRA, LUCHA O TRABAJO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: