OSCURA CERTIDUMBRE

Descuide comandante, todo rastro de duda,
en mí, fue suprimido en la academia.
Buzz Lightyear, Toy Story III.

 

Aunque generalmente mi buzón de correo electrónico está bien protegido, de vez en cuando se cuela uno de esos mensajes que, disfrazados de inocentes historias, incluso moralistas, pueden constituir una severa amenaza.

En uno de ellos, se intentaba contrastar las diferencias entre los métodos de educación que, tanto padres como maestros, utilizaron en los 60´s del siglo pasado y los empleados actualmente. De algún modo, el autor pretende hacernos ver que la erradicación del castigo físico y sicológico ha tenido efectos negativos en la calidad de la educación y es responsable de lo que llama “generaciones déspotas y nefastas”.

¡Nadie más déspota que un padre o un maestro golpeador!

¡Nada más nefasto que el sometimiento y humillación de un espíritu infantil!

Desde mediados del siglo pasado, mucho se ha avanzado en el reconocimiento y protección de la dignidad humana; la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, desde 1948, recoge los derechos humanos considerados básicos.

En realidad, asusta que, 62 años después, aún existan personas que pretendan que la violencia y la humillación puedan tener alguna utilidad.

Asusta también, la convicción con la cual, recientemente, Fernando Gómez-Mont, secretario de Gobernación, en México, durante su intervención en la Jornada 2010 de Prevención de la Tortura, calificó de “tontos útiles” a los defensores de los Derechos Humanos de nuestro país. En el contexto, el calificativo implica que los defensores de Derechos Humanos, al hacer su tarea, generan descrédito a las instituciones de seguridad.

¿Dónde, un abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho, adquirió esa convicción, propia de una mente castrada?; ¿Acaso olvidó o pretende ignorar los considerandos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos?:

“Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;”

Nunca, en el pasado, los presupuestos y las facultades de las autoridades de seguridad habían sido tan amplios como hoy; por tanto, nunca, tanto como hoy, se había requerido de la participación de los defensores de Derechos Humanos, para equilibrar esas facultades ampliadas, evitando que la sociedad, víctima de la violencia criminal, termine siendo víctima, también, de la violencia institucional.

En la película Toy Story III, Buzz Lightyear, se vuelve contra sus amigos, porque un tirano activa un interruptor, en su espalda, que lo retorna a su condición de juguete preprogramado. ¿Qué interruptor removieron en la mente de Gómez Mont, para llevarlo a sugerir que se sacrifique la defensa de los Derechos Humanos a cambio de evitar el desprestigio de las autoridades?

A los múltiples conflictos que la actual administración no ha sido capaz de resolver, esta tonta e inútil declaración sólo agrega uno más. La respuesta de los 33 ombudsman del país fue unánime, manifestaron su “absoluto rechazo e indignación”; el tono ha subido a niveles nunca vistos; Gustavo de la Rosa, Visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, en el Universal, reclama:

“No me imagino cómo el secretario Gómez Mont era tan exitoso en la práctica privada, y no creo que se atreviera a pedirle a un juez que fuera perspicaz o suspicaz, y si así lo hacía, él es uno de los destructores de la escasa cultura de la legalidad en el país.”

Espero que hoy, que el Ejecutivo Federal convoca a la participación de todos en el rediseño de la estrategia de seguridad, los agravios no influyan y nadie olvide que el fin tendrá que ser la consolidación del Estado de Derecho y no la aniquilación de enemigo alguno, que el medio habrá de ser el trabajo por la equidad y la justicia y no la guerra, y, que el modo habrá de ser la solidaridad y no el egoísmo.

 

F. Crisóstomo.

 

NOTA:

Mal inicia la convocatoria al dialogo, lanzada por el Ejecutivo Federal, cuando sus tres recientes intervenciones televisivas, han sido interpretadas como maniobras electoreras que sólo contribuyen a la crispación del ambiente político.

0 Responses to “OSCURA CERTIDUMBRE”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: