EL NUEVO LEVIATÁN

Cuando en un gobierno, al hablarse de cosa pública, cada uno dice
«¿Qué me importa?», la cosa pública está perdida.
Charles Louis de Secondat, Barón de Montesquieu.

 

“Homo homini lupus” (“El hombre es un lobo para el hombre”), es una de las celebres frases de Thomas Hobbes, en su Leviatán; la frase es descriptiva de su teoría sobre el hombre en su Estado de Naturaleza, en el cual tres motivos básicos son causa de los conflictos: la competición por obtener, la incertidumbre en la propia seguridad y el deseo de aumentar la reputación. Para resolver la continua inseguridad, inherente al Estado de Naturaleza, propone una res pública, es decir, un poder común que gestione las cosas públicas, fundado sobre la suma de voluntades individuales que eligen autoimponer limites a su libertad, para obtener las ventajas comunes de un estado de paz y seguridad, garantizado por controles y castigos a las desviaciones. Aunque la visión de Hobbes describe un estado autoritario, su obra ha sido fundacional de la teoría política.

Recientemente, ha emergido la idea de un NUEVO LEVIATÁN, es decir, de una forma distinta de gobernanza, un nuevo orden basado en menos igualdad y menos democracia; se sugiere, incluso, una especie de estrategia que promueve la precariedad económica y la desintegración cultural, para impulsar el individualismo, el hedonismo y el consumismo como valores sociales primordiales, y, en consecuencia, disponer de un cuerpo social débil, atomizado y sometido, fácil de ser gobernado. La psicología social de los ciudadanos, dominada por el consumismo, provoca que la gente adopte conductas impensables, con tal de obtener los medios para consumir; al mismo tiempo, quienes venden no escatiman esfuerzos para instarles a adquirir productos que no necesitan y que, muy frecuentemente, no pueden permitirse comprar. Así se extendieron los créditos NiNja (No income, No job, No assets), créditos masivos a personas que no podrían garantizar su pago y que constituyen el fondo de la actual crisis financiera; colateralmente una gran masa de gente ha sido empobrecida, dando lugar a una nueva clase inferior, cuya cultura consumista favorece la nueva gobernabilidad oligárquica. El vínculo entre el consumismo y la actual crisis económica es evidente. Esta idea del Nuevo Leviatán también hace evidente que, hoy en día, la democracia está retrocediendo y se conforman progresivamente nuevas formas de dictadura que, aunque ocultas, presionan las libertades civiles.

Robert Michels, en su libro Partidos Políticos (1911), nos ilustró con su Ley de Hierro de la Oligarquía, donde afirma que todas las formas de organización, independientemente de lo democráticas o autocráticas que puedan ser al inicio, con el tiempo e inevitablemente se convierten en oligarquías. Después de estudiar a los partidos políticos, Michels llegó a la conclusión de que el problema radica en la propia naturaleza de las burocracias: a medida que las organizaciones crecen en número y complejidad, se vuelven menos y menos democráticas.

Por otro lado, John Kenneth Galbraith, asegura que, en el proceso de burocratización, la jerarquización, la especialización y la rutinización dan lugar al desarrollo de competencias que separan a los líderes de los ciudadanos. Los líderes terminan controlando el acceso a la información y construyendo facultades para aplicar sanciones, degradar, promover y asignar cargas de trabajo, y las utilizan para promover los comportamientos que ellos desean. Es de esta forma que se auto perpetúan las oligarquías: favoreciendo a subordinados de confianza, que comparten sus puntos de vista y sirven a sus intereses, produciendo un promedio de mediocridad conformista, fomentado mediante símbolos externos de poder y distinción, generalmente elogiados en detrimento de los resultados efectivos reales.

Del otro lado, los sistemas educativos enseñan a obedecer; como resultado, la gente tiende a buscar directrices en los líderes y renuncia a ejercer su propio juicio en la mayoría de los asuntos. Correlativamente, la gente pierde la capacidad de comportarse de manera autónoma y responsable, por lo que se eleva la percepción de que los liderazgos son indispensables para garantizar la seguridad y la estabilidad, cerrando así un círculo vicioso.

No obstante, es posible revertir este estado de cosas; no será por decreto, ni de manera salvaje, sino mediante un proceso equilibrado, razonable y progresivo que logre empoderar a la sociedad civil, para evitar la disolución progresiva del poder del Estado y para canalizar el mercado hacia un espíritu comunitario. Sin embargo, no se logrará mientras las expectativas se enfoquen en un héroe o círculo de iluminados, tendrá que llegar el momento en que TODOS nos veamos obligados a participar, tal vez, el momento en que hayamos tocado fondo.

Recuerdo las imágenes de las presas de Monterrey, colmadas de basura (envolturas, empaques y envases de todo tipo, que implican energía y talento destinados al desperdicio); también, las toneladas de basura que se extraen del drenaje, después de cada inundación, en la Ciudad de México; imágenes que se juntan con un video, en el que una docente muestra una papa cruda a sus alumnos de preescolar, para luego pedirles que digan el nombre del vegetal (…) ninguno de los niños responde, en cambio, cuando les muestra una bolsa de papas fritas, todos responden en coro: ¡papas!

¿Acaso, la crisis financiera, el derrame en el Golfo de México y las imágenes que le acabo de transmitir, serán evidencia suficiente de que estamos tocando fondo?

F. Crisóstomo.

Nota: ¡Felicitaciones a los Poblanos!, su promoción ciudadana del voto nos debe llenar de orgullo y esperanza.

1 Response to “EL NUEVO LEVIATÁN”


  1. 1 EDMUNDO FUENTES julio 27, 2010 a las 21:28

    NADA MAS ACUERDATE DE NUESTROS GENERALES, QUE AL IGUAL QUE UN CACIQUE QUIERE QUE SU PUEBLO SEA IGNORANTE, SIN DESEOS DE AVANZAR MAS QUE EN EL CIRCULO QUE ELLOS LES MARCAN.

    DEFINITIVO: TODOS (EN CONJUNTO, NO SOLOS) SOMOS PARTE DE LA SOLUCION.

    FELICIDADES POR ESTE Y TODOS TUS DEMAS ARTICULOS QUE SON MUY INTERESANTES

    UN ABRAZO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: