TOBOGÁN

No conozco cual es la llave del éxito, pero si sé que
la llave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo.
Bill Cosby
El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano.
John Fitzgerald Kennedy

 

Pensando que los libros más vendidos podrían ser un buen indicador de la orientación del pensamiento gerencial, en días pasados, ingresé a AMAZON, (www.amazon.com), el portal de Internet más destacado en el comercio electrónico de libros, elegí “Books” (Libros), en seguida seleccione “Libros en Español”, luego decidí entrar al apartado de “Negocios e Inversiones” y, de ahí, ingresé a “Gestión y liderazgo”; de inmediato aparecieron, clasificados por el criterio de “BESTSELLING” (los más vendidos), los títulos siguientes: Winning; El 8vo Habito; Picos y valles; Desarrolle el líder que está en usted; El Poder de Mantenerse Enfocado; Padre Rico, Padre Pobre; Freakonomics; Las Siete Leyes Espirituales del Éxito; El Punto Clave; Four Steps to Wealth; Blink: Inteligencia intuitiva.

Indudablemente la carrera gerencial implica una búsqueda continua del éxito; la anterior lista de los libros de gestión más vendidos así nos lo revela; pero, ¿qué tan frecuentemente nos preguntamos por lo que puede llevar a una carrera gerencial hacia el fracaso?; sabemos que existe una gran cantidad de factores externos e incontrolables, pero, al menos, ¿Nos hemos preguntado por aquellos comportamientos propios que podrían resultar autodestructivos?

Es probable que usted esté siendo víctima de algún comportamiento autodestructivo que esté poniendo en riesgo su carrera gerencial; he colectado algunos de esos comportamientos que he tenido oportunidad de observar; enseguida se los presento:

Probar los límites morales, éticos o legales. La tentación siempre está presente, pero el efecto puede ser devastador: Ser acusado por delitos relacionados con alcohol o drogas; Obtener beneficios o ingresos extraordinarios (por fuera o por debajo de la mesa); Perder o comprometer información privilegiada; Hostigar o discriminar sexualmente a alguien; Mentir o exagerar en el currículum; Todas esas son acciones que funcionan como un tobogán, siempre es más difícil regresar.

Descuidar los conflictos. Si bien, los conflictos, en los negocios, son prácticamente ineludibles, debe evitarse llevarlos al plano personal; no deben abrirse demasiados frentes de conflicto; debe procurarse cerrar oportunamente cada conflicto; debe evitar involucrarse con personalidades conflictivas.

Envanecerse. Independientemente de que el tiempo disminuirá algunas de sus facultades, otras mejorarán con la práctica y el aprendizaje continuos, haciendo crecer su dominio personal. Si usted deja de preguntar, si usted comienza a pensar o actuar como si todo lo supiera, si usted se ha distanciado de sus subordinados o de sus clientes, si frecuentemente se siente rodeado de aduladores o, peor, si usted encuentra que su rol principal es ser el adulador de su jefe, seguramente su carrera está en franco descenso.

Ser pusilánime. Si usted sabe que está trabajando por debajo de sus capacidades, si últimamente prefiere jugar a lo seguro o si se reconoce nadando de a muertito, no olvide que el éxito significa crecimiento, que el crecimiento significa tomar riesgos (sin frivolidad) y que usted dirige gente y ellos podrían contagiarse.

Empecinarse. Estar comprometido y mantenerse enfocado son aspectos críticos de la gestión, no obstante, no deben tornarse en inflexibilidad; el cambio es una constante que nos trasciende; no adopte la mentalidad de silo, no haga que su organización se vea limitada por la pequeñez de su propio mundo.

Descuidar lo que se dice. No hable sin pensar. No prometa en exceso ni deje de cumplir lo prometido. Mucho de la reputación se gana y se pierde por la boca, nunca le reste importancia.

Perder el sentido humano. Escuche a su instinto y a su intuición; conserve el sentido del humor y la humildad.

Por favor, no crea que esto es una broma, personalmente he visto a muchos ejecutivos deslizarse por el tobogán del fracaso, por asuntos como los anteriores. Si usted encuentra algún otro tipo de comportamiento autodestructivo, mucho (y muchos) le agradeceríamos compartir su experiencia.

F. Crisóstomo.

1 Response to “TOBOGÁN”


  1. 1 Sergio Delgado T. julio 19, 2010 a las 16:50

    Excelente reflexión y propuestas prácticas y útiles. Felicidades y gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: