AUTOMÁGICAMENTE (Parte IV)

Las grandes masas sucumbirán más fácilmente
 a una gran mentira que a una pequeña.
Adolf Hitler.

 

Se dice que cada uno de nosotros es un tipo particular de animal, infectado por memes; si los memes que se replican en nuestros cerebros son mentiras, la resultante cultural podría ser altamente autodestructiva. Así se evidencia en los foros, blogs y espacios de opinión, donde un gran número de expresiones celebran, por ejemplo, la muerte de más de 26,000 personas (en México), resultado de la lucha contra el narco. Se celebra que, según el meme dominante, esas personas hayan sido integrantes de bandas criminales que luchan entre sí, esto sin que ninguna de ellas haya sido investigada, acusada, juzgada ni culpada de crimen alguno; en esencia, se aplaude la desaparición de facto del Estado de Derecho.

Entre otras falacias, a las bandas criminales el entusiasmo mediático les ha colgado el calificativo de crimen organizado, sin reparar en que las diferencias conceptuales pueden producir sesgos en el desempeño de las estrategias. Aunque el terrorismo y el crimen organizado son las dos principales amenazas a la seguridad global, existen sustanciales diferencias: el terrorismo busca la confrontación, es clandestino, subversivo, superficial y coyuntural; el crimen organizado es parasitario, encubierto, soterrado y persistente; en resumen, el verdadero crimen organizado se integra a las estructuras financieras y de gobernanza, su propósito es producir impactos de alta intensidad y muy baja visibilidad. Como ejemplo, le ofrezco la siguiente cita:

El éxito de la Cosa Nostra norteamericana (…) se fundamentó (…) en (…) la Lansky´s first law: quedarse en la trastienda, dejar las actividades criminales de la calle, expuestas y visibles, a otros grupos étnicos (negros, hispanos, etc.). (…) la imagen de una organización que tira de los hilos es acertada. (…) el objetivo era convertirse en un actor en la sombra para sobrevivir y construir un imperio duradero. El G9 de las mafias en el mundo, Jean-Francois Gayraud.

El verdadero crimen organizado, aprovecha los fenómenos emergentes, mientras permanece oculto entre las estructuras políticas y financieras; las estrategias conocidas apenas pueden dar cuenta de los efectos marginales, mientras las causas permanecen ocultas e intocadas.

En este ambiente pleno de falacias y mentiras, los liderazgos son imposibles, independientemente de que los fenómenos emergentes rechazan, por su propia naturaleza, cualquier tipo de liderazgo. Un ejemplo de esto último es el magro apoyo social que el llamado de Ejecutivo Federal mexicano ha logrado, pese a sus múltiples arengas, que puede ser fácilmente comparado con la espontanea respuesta solidaria del pueblo mexicano ante cualquier evento desastroso o incluso ante la convocatoria del, ya famoso, Teletón.

Si pudiéramos identificar diferencias, comenzaría por la calidad de los fines: en el caso de la respuesta a los desastres, el fin adquiere una calidad constructiva; en el caso de la guerra al narco, el fin adquiere una clara connotación destructiva. Permítame hacer una analogía, bajo un supuesto: el éxito de Wikipedia, en gran medida, se relaciona con sus fines (“un esfuerzo colaborativo por crear una enciclopedia gratis, libre y accesible por todos”); le puedo asegurar que si los fines hubieran sido definidos como “derrotar a MS Encarta”, el grado de éxito hubiera sido mucho menor.

Otra diferencia sustancial se relaciona con la calidad de los modos, mientras en la guerra al narco la respuesta es básicamente institucional (empleados, jerarquías, complejos normativos, presupuestos, infraestructura, etc.), en cambio, la respuesta a los desastres es colaborativa (sólo requiere de canales de facilitación). Entre muchos, un ejemplo del éxito de la facilitación de los esfuerzos colaborativos está Ushahidi, una plataforma en la web, que emergió de la necesidad de mapear los eventos de violencia en Kenia, tras las secuelas post-electorales del 2008. Sin necesidad de grandes inversiones en infraestructura ni complejas jerarquías ni costosas especialidades, durante la crisis, lograron desarrollar una plataforma capaz de recibir, clasificar y representar, en un mapa, miles de reportes ciudadanos transmitidos por correo electrónico y mensajes SMS. Esta plataforma facilitó el esfuerzo colaborativo de más de 45.000 usuarios y permitió enfocar los esfuerzos humanitarios. Hoy se utiliza en muchos países, para crear conciencia sobre situaciones de crisis u otros eventos locales; en México, por ejemplo, ha sido utilizada por organizaciones civiles para la vigilancia de los procesos electorales. (Podría utilizarse para mapear eventos o indicios relativos al narcomenudeo o la violencia criminal, por cierto, la plataforma es gratuita).

Una tercera diferencia identificable reside en la calidad de los medios; aún cuando se han dispuesto números telefónicos para denunciar incidentes criminales, la confiabilidad de esos medios ha sido comprometida, ante la evidente vulnerabilidad de su confidencialidad. En el caso de los medios de facilitación para la atención de desastres, su confiabilidad ha sido asegurada por la transparencia de las organizaciones civiles participantes: Cruz Roja, Universidades, etc.

Así pues, no basta con hacer llamados a la colaboración, apelando al patriotismo en la lucha contra el narco; se requiere que la calidad de los fines sea constructiva, que lejos de intentar controlar la colaboración se facilite y que se responda a la confianza con transparencia. Estoy seguro de que México no es un país de indolentes ni pusilánimes, la gran mayoría desea contribuir a desvanecer el actual ambiente de violencia, sin embargo, se advierte que las estructuras institucionales, lejos de facilitar la colaboración de las fuerzas sociales emergentes, están diseñadas para desalentarlas, en aras de sostener el status quo.

No obstante, he escuchado algunas propuestas, bastante racionales, que me gustaría compartir en la siguiente entrada.

Continuará…

F. Crisóstomo.

1 Response to “AUTOMÁGICAMENTE (Parte IV)”


  1. 1 ANTONIO RODRIGUEZ OLVERA. julio 27, 2010 a las 23:29

    ACERTADOS COMENTARIOS.
    ES MEJOR COLABORAR QUE DESCALIFICAR.
    SALUDOS.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: