RESILIENCIA XIV

 “De la observación de un sinnúmero de cisnes blancos
 no se podrá inferir que todos los cisnes son blancos,
 sin embargo, ver un solo cisne negro será suficiente 
para refutar semejante conclusión.” 
David Hume.

Si, como hemos dicho, la resiliencia es una perspectiva amplia del riesgo, conviene que, a los principios descritos en la entrada anterior, agreguemos un conjunto de principios relativos a la gestión del riesgo; para ello, echaremos mano de los inscritos en ISO 31000, en el entendido de que este estándar constituye un esfuerzo por servir de marco y dotar de integralidad a los muy diversos esfuerzos relacionados con la gestión del riesgo y la seguridad; de acuerdo con este estándar, los principios rectores de la gestión del riesgo consignan lo siguiente: La gestión del riesgo debe…

a)      … crear valor. Debe contribuir a la consecución de objetivos demostrables en cuanto a la seguridad, la legalidad, la gobernanza corporativa, la aceptación pública, la reputación, la protección ambiental, etc.

b)      … integrarse en los procesos organizacionales. Debe ser parte de las responsabilidades de gestión, en cada proceso organizacional, así como en todo proyecto de cambio.

c)       … tomar parte en la toma de decisiones. Debe auxiliar a producir decisiones mejor informadas, priorizando acciones y cursos alternativos de acción, primordialmente en decisiones relativas a la aceptabilidad y tratamiento del riesgo.

d)      … hacerse cargo de la incertidumbre. Debe ocuparse de los aspectos inciertos de la toma de decisiones, de la naturaleza de la incertidumbre y de su reducción.

e)      … ser sistemática, estructurada y oportuna. Debe lograr resultados comparables y confiables mediante un enfoque sistemático, oportuno y estructurado.

f)       … soportarse en la mejor información disponible. Debe contribuir asegurando los mejores insumos a la toma de decisiones, en términos de fuentes de información, experticia, realimentación, modelos de pronóstico y juicios expertos.

g)      … ser adaptable. Debe mantener congruencia y pertinencia respecto de los contextos internos y externos de la organización.

h)      … tomar en cuenta los factores humanos y culturales. Debe reconocer las capacidades, percepciones e intenciones de aquellas personas (internas y externas) que pueden influir en el logro de los objetivos de la organización.

i)        … ser transparente e inclusiva. Debe asegurar la pertinencia y actualización de sus objetivos, promoviendo la participación informada de las partes interesadas.

j)        … ser dinámica, iterativa y responder a los cambios. Debe reconocer que no existe un contexto estático, mantener vigilancia sobre indicadores significativos y revisión continua de la efectividad de las soluciones, así como adaptación oportuna de las mismas.

k)      … facilitar la mejora continua de la organización. Las organizaciones deben elaborar y aplicar estrategias para impulsar la madurez de sus esfuerzos de gestión del riesgo.

Sin duda, la aplicación del anterior conjunto de principios fortalece la gestión del riesgo, no obstante, los profesionales del riesgo, seres humanos al fin, vivimos en la ilusión del orden, perturbados por lo aleatorio y equivocando nuestras predicciones; con cierto grado de fe en la eficacia de la previsión y la planificación, construyendo modelos para dar sentido a las grandes perturbaciones del pasado; tratando de ignorar que las probabilidades de las grandes perturbaciones no son computables, al tiempo que perdemos enfoque en las consecuencias, las que, por cierto, sí podemos predecir. La gestión de la incertidumbre (riesgo o seguridad), entonces, puede ser más eficaz si se concentra en estar preparado para las consecuencias (que sí podemos conocer), más que en la probabilidad (que puede mostrarse elusiva o ilusoria). Las grandes perturbaciones a las que me refiero, tienen ciertas propiedades: a) es posible prever que su ocurrencia generaría efectos desproporcionados; b) muestran probabilidad casi insignificante, de acuerdo con la información disponible; c) la observación no produce indicios de que la probabilidad muestre tendencia a incrementarse.

Nuestro cerebro es un excelente sistema diseñado para el control, sin embargo, no tiene contacto directo con el entorno, excepto a través de imperfectos órganos sensoriales, por lo que desarrolla modelos abstractos de la realidad, imperfectos las más de las veces, lo que puede explicar nuestra obstinación en la ilusión de control y la imperfección fisiológica de nuestras predicciones.

La gestión de la resiliencia es, precisamente, un enfoque proactivo que pretende asegurar la pervivencia de la organización, aún en entornos impredecibles e incontrolables, por lo que sus principios habrán de enfocarse en:

a)      Garantizar que ninguna perturbación escale hasta causar daño irremediable a la reputación de la organización.

b)      Garantizar que ninguna perturbación provoque la interrupción de operaciones de la organización.

c)       Garantizar que ninguna perturbación cause pérdidas irrecuperables a la organización.

d)      Garantizar la recuperación de la organización, basada en la preparación para reducir el efecto de las consecuencias.

La resiliencia, recordará usted, mantiene la perspectiva de la organización como un sistema complejo adaptativo, por lo que, al igual que en el caso de los sistemas vivos, la organización requiere proteger la integridad de su realidad material (Prevención de pérdidas); requiere, además, garantizar la continuidad de su proceso de desarrollo (Aseguramiento de la continuidad operativa); sin olvidar su necesidad de mantener las mejores relaciones con su entorno para garantizar su trascendencia (Protección de la reputación –Gestión de Crisis-). Estos tres son los principales pilares de la gestión de la resiliencia, enfocados en la gestión de las consecuencias, más que en las probabilidades.

Continuará…

F. Crisóstomo.

 

0 Responses to “RESILIENCIA XIV”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: