TALENTO Y SEGURIDAD

Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso
 si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan. 
Henry Van Dyke.

Recientemente ha resurgido la preocupación por la educación, por los sistemas educativos y por los efectos de su precariedad en el fenómeno de la inseguridad, permítanme compartirles un punto de vista.

Un maestro, decepcionado por la decisión de uno de sus más brillantes alumnos de abandonar sus estudios y enlistarse en el cuerpo de bomberos, reprendió fuertemente al alumno, casi al grado de la humillación pública. Tiempo después, el maestro aquel sufrió un accidente automovilístico, fue rescatado y resucitado por un bombero, aquel a quien antes había reprendido y casi humillado. Esta es una historia de competencia laboral.

Frecuentemente encontramos ejemplos de personas, cuyos mayores talentos han sido apagados o relegados por nuestro sistema educativo. Nuestro sistema educativo fue inventado, para llenar las necesidades de la industrialización, como un sistema de administración del talento, priorizando siempre lo más útil para el empleo y aplazando aquello que no contribuye a generar valor financiero inmediato.

El cambio climático es evidencia de la crisis de recursos naturales que actualmente enfrentamos; hoy sabemos que destruimos mucho más de lo que necesitamos, para sostener un modelo económico irracional; lo mismo ocurre, creo yo, en cuanto al talento: tenemos otra crisis, sin duda tan grave como la anterior, una crisis de recursos humanos. El talento humano, al igual que los recursos naturales, debe ser cultivado de manera sustentable: No podemos ir por allí, destruyendo talentos para obtener mano de obra.

Nuestro sistema educativo está basado en el mismo modelo de servicio de la comida rápida; si hemos sido capaces de comprender que la comida rápida está dañando nuestros cuerpos, ¿seremos capaces de comprender el daño del actual modelo educativo a nuestros talentos?

Tenemos que pasar de un modelo educativo manufacturero, a uno que reconozca que el desarrollo del talento humano es un proceso orgánico, donde, se han de integrar las condiciones para su florecimiento; uno donde cada uno pueda construir su ruta y no tenga que verse obligado a decidir entre un limitado conjunto de rutas predeterminadas. Rutas, por cierto, cada vez más inciertas, pues es posible que estemos educando a nuestros hijos bajo esquemas que responderían a realidades que, en el futuro, serán pasado, mientras en el camino sacrificamos su creatividad y su adaptabilidad.

Una pequeña de seis años, en la clase de dibujo fue interrumpida por la maestra con la clásica pregunta de “¿Qué estás dibujando?”, la niña respondió, “Estoy dibujando a Dios”, la maestra se apresuró a afirmar, “Pero nadie sabe cómo es Dios”, la pequeña, sin levantar la mirada, respondió, “Lo sabremos en un momento”.

Vivimos hipnotizados por nuestros propios modelos educativos, incapaces de cuestionarlos, sometiendo la creatividad a limitados esquemas mentales, ignorando que en ello nos van los sueños de las futuras generaciones; porque, cada vez que un niño nos sorprende manifestándonos su visión de futuro, al decir que simplemente quieren ser bomberos, policías, bailarinas o maestras, están poniendo sus sueños a nuestros pies, así que en materia de educación deberíamos comenzar a pisar suave, pues por ahí andan los sueños de futuro de la humanidad.

 

F. Crisóstomo.

 

Nota: Basado en las conferencias de Sir Ken Robinson, en TED.

0 Responses to “TALENTO Y SEGURIDAD”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: