HÉROES Y MÁRTIRES

A mí no me interesa ser un héroe muerto… John Lennon. (entrevista concedida a Jonathan Cott, días antes de morir).

Antes de los 90´s, la instalación de un sistema de cómputo era una decisión difícil; una de las variables a considerar, en los proyectos de implementación, era la posibilidad de migrar software y datos instalados previamente; teníamos que hacer toda clase de peripecias para lograr que funcionaran correctamente en un procesador distinto o con un sistema operativo distinto. La compatibilidad era, a la vez, un sueño y una pesadilla.

Las redes de comunicación eran bastante limitadas, hasta que, en 1965, Lawrence Roberts conectó la TX2 con una Q-32 (la primera en Massachusetts, la segunda en California) a través de una línea telefónica conmutada de baja velocidad, dando lugar a la Internet, un conjunto descentralizado de redes físicas heterogéneas, con alcance global de comunicación. Para 1990, surge la World Wide Web (WWW, o “la Web”), gracias a otro conjunto de protocolos de hipertexto, lo que permite el desarrollo del primer cliente y del primer servidor WEB. De acuerdo con Internet World Stats, a Junio del 2010, existían ya 1,966,514,816 usuarios de Internet.

Para 1995, Nicholas Negroponte escribe su libro “SER DIGITAL”, donde consigna una simpática anécdota, narra Negroponte que, al pasar un puesto de control, en un aeropuerto, le pidieron que declarara el valor de su portátil; él declaró a la funcionaria, “Dos millones de dólares”; la funcionaria, sonriendo burlona, contestó, “Bien señor, pondré en mi reporte dos mil dólares”. Ella nunca tomó en cuenta el contenido en la computadora, el valor de la información que Negroponte llevaba consigo. En su libro, Negroponte distingue la economía digital de la economía de los átomos, déjeme explicar con un ejemplo: El Fondo de Cultura produce una colección de textos denominada “LA CIENCIA PARA TODOS”; cada libro de la colección puede ser adquirido en alrededor de 60 pesos (5 USD); no obstante, también puede usted encontrar un CD conteniendo 50 de esos libros -que tendrían un valor aproximado de 2,500 pesos (200 USD)- por un precio de 90 pesos (8 USD). La explicación de Negroponte es que los libros impresos incluyen, en sus precios, los costos inherentes al manejo y transporte de los átomos, mientras que el CD ha logrado reducir esos costos, además de volver más manipulables los textos.

Para esas fechas, ya existía la conciencia de que el conocimiento es una enorme fuente de poder, incluso superior, en calidad, al poder de la violencia y al poder económico. Así que, junto con el nacimiento y expansión de la Internet, comenzaron a surgir sospechas de amenazas, relacionadas con la apropiación de la información. Por razones económicas o políticas la información debería ser protegida, pensaban algunos, mientras otros creían que nadie debería tener derecho a apropiarse de la información, pues acumularía un gran poder y podrían crearse nuevas formas de exclusión, desigualdad y pobreza. En un principio, esta fue la bandera de los hackers:, evitar que se desarrollaran fuentes de poder, a partir de la acumulación y restricción de acceso a la información; por ello, se dedicaron a romper códigos y hacer accesibles datos y programas. Para 1997 circulaban en la red manifiestos de este tipo de ideologías; a continuación reproduciré porciones de uno de esos textos:

El Ciberespacio lo forman relaciones e interacciones (…) Está en todas partes y en ninguna, pero en cualquier caso no en el mero mundo de la materia. (…) Estamos creando un mundo en el que todos puedan entrar, sin privilegio o discriminación alguna (…) en el que cualquiera (…) pueda expresar sus opiniones (…) sin miedo de ser obligado al silencio o la conformidad. (…) Vuestros conceptos legales de propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Todos ellos están basados en la materia y aquí no hay materia. (…) Vuestras (…) industrias de la información, querrían (…) leyes que proclamasen (…) a las ideas un producto industrial más (…) En nuestro mundo, sin embargo, cualquier cosa que la mente humana pueda crear puede ser reproducida y distribuida ad infinitum, prácticamente sin coste alguno.

Ese es el tipo de ideología que impulsa a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, a revelar la información secreta de diversas corporaciones y gobiernos, entre ellos el de los EEUU, de quien ha revelado secretos que han puesto en entredicho sus guerras y, más recientemente, intercambios diplomáticos que, más que revelar, documentan la “fina” vileza con que se conduce la diplomacia.

Estas revelaciones han ocasionado, como usted ya sabe, que Assange sea perseguido judicialmente y encarcelado por tener relaciones con dos mujeres que lo invitaron a sus respectivos departamentos, pero que se quejaron de que a Assange se le rompiera el condón en uno de los casos y de tener sexo sin condón en el segundo caso. No parece un caso de búsqueda de justicia, sino uno de venganza, pero no de las damas. La persecución había llegado al grado de que Mastercard y Visa interrumpieron sus servicios de recolección de contribuciones monetarias a Wikileaks; en respuesta, un grupo autodenominado “Anonymous”, realizó un ataque de denegación de servicio (DDOs), provocando la saturación de solicitudes de acceso y colapsos en las páginas electrónicas de Mastercard.

Nadie puede prever adonde llegaría una escalada de violencia y venganza cibernética, pero aún es tiempo de reconsiderar la persecución contra Assange; a nadie conviene que se vuelva héroe, mucho menos mártir.

Assange no ha revelado nada que no supiéramos, solamente lo documentó para los incrédulos, evidenciando, al mismo tiempo, debilidades en la protección de los sistemas de información.

 

F.Crisóstomo.

 

0 Responses to “HÉROES Y MÁRTIRES”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: