LA RESPONSABILIDAD DE LA ILUSIÓN

Porque al transgredir se expresa o se adquiere poder, y el poder como tal, el poder puro, aparece como la única opción deseable en un mundo desgarrado entre la imposición y el sometimiento, la prepotencia y la humillación: ser “el chingón” o ser “el chingado”. La ley y la fisura, Adriana Menassé.

Actualmente, en México, a causa del estado de la violencia criminal, se discute mucho respecto de la seguridad; no obstante, muchas de esas discusiones aparecen confusas cuando no alcanzan a responder una pregunta básica: ¿a qué clase de seguridad nos referimos?; permítame enfocar este asunto con unas cuantas preguntas:

  • La seguridad de la que hablamos, ¿para quién es importante?, es decir, ¿quién es el sujeto de protección?, ¿es el Estado o el individuo?
  • ¿Cuáles son los valores que pretendemos proteger?, ¿la integridad territorial del Estado o el bienestar de las personas?
  • ¿Cuáles son las amenazas que percibimos podrían dañar los valores identificados?, ¿potenciales agresiones de otros estados o fenómenos políticos, económicos y sociales que están dañando el bienestar de los individuos?

Si nuestras respuestas nos indican que, al hablar de seguridad, nos referimos a la protección del bienestar de los individuos de potenciales daños, cuya causa proviene de los actuales fenómenos políticos, económicos y sociales, que implica la criminalidad, entonces, estaremos hablando de la seguridad humana: ¿qué significa Seguridad Humana?

En el Informe sobre Desarrollo Humano 1994 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se incluyó un capítulo denominado “NUEVAS DIMENSIONES DE LA SEGURIDAD HUMANA”, en él se trata de hacer una aproximación al concepto de la seguridad humana; convoca a abandonar la interpretación estrecha de la seguridad, basada en la territorialidad de las naciones, para transitar a una más amplia, que tome en cuenta las preocupaciones legítimas de la gente común, las que, finalmente, son fuente primordial de la mayoría de los conflictos internos de los países.

La seguridad humana es expresión de nuestra capacidad para evitar que un niño fallezca, que una enfermedad se propague, que una fuente de empleo sea eliminada, que un conflicto étnico o ideológico explote en violencia, que un disidente sea silenciado. Bajo esta perspectiva, la seguridad, dice el informe, “no es una preocupación por las armas: es una preocupación por la vida y la dignidad humanas”. En el concepto de seguridad humana podemos distinguir cuatro características esenciales: a) La seguridad humana es una preocupación universal.- El desempleo, las adicciones, la delincuencia, la contaminación y las violaciones de los derechos humanos, por ejemplo, son amenazas reales, comunes en todo el mundo, y van en aumento; b) Sus componentes son interdependientes.- Los efectos de las amenazas no permanecen confinados dentro de las fronteras nacionales, se transforman, se realimentan y se trasladan por el mundo; c) La efectividad de la prevención es mayor que la de la intervención.- Es menos costoso hacer frente a esas amenazas aguas arriba que aguas abajo, por ejemplo: el SIDA; d) Se enfoca en el ser humano.– Se preocupa por estado de paz en que la gente vive, por la libertad con que puede elegir, por su acceso al mercado y a las oportunidades sociales.

Aunque la mayoría de la gente entiende instintivamente lo que significa la seguridad humana, es más fácil comprenderla por su ausencia que por su presencia. Si quisiéramos definirla, tendríamos que partir de dos aspectos principales: la seguridad humana se alcanza cuando el individuo puede ser liberado del miedo a las amenazas a su integridad física y mental, y puede ser liberado del apremio de sus necesidades básicas insatisfechas.

Ahora, regreso a agregar una pregunta, para complementar las que hice al inicio: ¿Cuáles son los instrumentos que deberíamos utilizar para garantizar la seguridad humana?, ¿la disuasión militar o los instrumentos del desarrollo humano?

El Desarrollo Humano es el proceso de ampliación de la gama de oportunidades de que dispone la gente para su bienestar; la seguridad humana significa la certidumbre de que será posible ejercer esas oportunidades, en forma libre, y de que podremos confiar en que no desaparecerán mañana.

La comunidad internacional, animada por Kofi Annan (Secretario General de Naciones Unidas), en Septiembre del 2000, estableció la Commission on Intervention and State Sovereignty (ICISS, Comisión Internacional sobre Intervención y Soberanía de los Estados), misma que para 2001 publicó el informe titulado “La Responsabilidad de Proteger” (The Responsibility to Protect); informe que se soporta en dos premisas fundamentales:

  • La soberanía nacional implica responsabilidad y ésta recae, en primer lugar, en el mismo Estado como garante de la protección de sus ciudadanos.
  • Cuando una población está sufriendo graves daños como resultado de una guerra civil, una insurrección, la represión por parte del Estado o debido al colapso de sus estructuras, y el propio Estado es incapaz o no desea poner fin a dichos sufrimientos, el principio de la no-intervención queda supeditado a la responsabilidad de la comunidad internacional de proteger.

A la luz de estas argumentaciones, el “¡Ya basta!” ciudadano adquiere sentido: Basta de un Estado que, con mayores facultades y presupuestos que nunca, sigue demostrando su incapacidad para garantizar que los mexicanos vivamos libres de miedos y libres de carencias; Basta de Gobernantes que, cuando no les cabe, tratar de repartir; Basta de propuestas de reforma que pretendan reducir, antes que ampliar, nuestras oportunidades de desarrollo y nuestras libertades.

Sé que, a muchos, este “¡Ya basta!” puede parecerles un gesto inútil y desesperado, no obstante, no puedo renunciar a mi propia responsabilidad de verbalizar la ilusión de recuperar el bienestar perdido. La ilusión que no es certeza, sino riesgo, compromiso y acción.

A aquellos que también se nieguen a renunciar a esa responsabilidad: Nos vemos el Domingo 8.

 

F.Crisóstomo.

0 Responses to “LA RESPONSABILIDAD DE LA ILUSIÓN”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: