INFANCIA, IDEÓSFERA Y SEGURIDAD

“Estamos trabajando por las niñas y los niños de México (…) Por ejemplo, combatiendo a los malos”. Felipe Calderón, Día del Niño (2011).

Del mismo modo que, al nacer, los cuerpos de nuestros niños se encuentran vulnerables a un sinnúmero de patógenos, sus mentes son vulnerables a los memes tóxicos.

Los MEMES son como los virus, son patrones de información que se replican, usando como portadores las mentes humanas, modificando comportamientos y motivando la difusión de dichos patrones, por ejemplo: slogans, frases impactantes, melodías, iconos, modas etc. Los memes también pueden formar conjuntos complejos (COMPLEJOS MEMÉTICOS), por ejemplo: dogmas políticos y religiosos, movimientos ideológicos, estilos artísticos, tradiciones, costumbres, paradigmas, etc.

Los memes tóxicos son aquellos que pueden resultar peligrosos para otras personas (MEMES EXOTÓXICOS) o peligrosos para el portador (MEMES ENDOTÓXICOS); el nazismo, el antisemitismo pueden ser ejemplos de los primeros, mientras que, los adoctrinamientos masoquistas y la idolatría a los mártires son ejemplo de los segundos.

Algunos memes se manifiestan como MEMEALERGIAS, que son formas de intolerancia, que causan que el portador reaccione de modo excesivo (Violento), al ser expuesto a determinados estímulos semióticos (MEME-ALERGENO), por ejemplo: el machismo, la homofobia, el anticomunismo paranoide y la xenofobia son formas comunes de memealergias, cuyas reacciones pueden ser: la censura, el vandalismo, la agresividad verbal y hasta la violencia física.

Existen personas que dedican su vida a la propagación de algún meme, o complejo memético, como algunos integrantes de comunidades espirituales o políticas; este tipo de personas son llamados MEMOBOTS. Algunos de estos memobots son capaces de sacrificar su propia vida en nombre del meme que tratan de propagar, por ejemplo: los kamikazes, los terroristas chiítas o algunas doctrinas castrenses, en las que se esparce la creencia de que morir por la causa o por el triunfo es un acto loable, estos son denominados MEMEOIDES.

Como puede usted inferir, todos somos, inevitablemente, portadores de memes; estos nos han invadido a través de nuestro contacto continuo con la IDEÓSFERA (el dominio de las ideas) que nos rodea: la ideas de nuestros padres, maestros, amigos, colegas, etc.

También puede usted deducir que existen memes que son tóxicos y otros que no lo son, así como que las personas pueden ser más o menos susceptibles a las memealergias, dependiendo de su TOLERANCIA, que no es otra cosa que la resistencia a la diversidad de memes, sin presentar reacciones memealérgicas. La tolerancia está presente en complejos meméticos como “liberalismo” y “democracia”.

Igual que en el caso de nuestros cuerpos, nuestras mentes pueden ser vacunadas, es decir, podemos utilizar memes vacuna para evitar las consecuencias de entrar en contacto con memes tóxicos. En principio, la mejor vacuna resulta ser el escepticismo, en otras palabras, no creer todo lo que se nos dice, ponerlo en duda e investigar, antes de entregar nuestra mente a cualquier nuevo meme. También la Fe y la Lealtad pueden ser útiles vacunas, no obstante, al tiempo que nos protegen de algunos memes, nos vuelven vulnerables respecto de otros.

Es de esta forma que, en algunas mentes, se forma la peligrosa fascinación por lo absoluto, la tendencia a creer que, por ejemplo, solo pueden existir los buenos y los malos; esta es la ESTRATEGIA DE INFECCION más comúnmente utilizada, generalmente por líderes, para estimular la infección de los portadores: “Villano contra víctima”, “Miedo a la muerte” y “Sentido de comunidad”. Para facilitar la infección y propagación, los líderes suelen utilizar MEMES-CEBO (la parte de un meme-complejo que promete beneficios al portador/replicador); entre los memes-cebo más comunes están: “la Felicidad Eterna”, “la Seguridad”, “la Prosperidad”, “el Progreso”.

Así que, cuando Felipe Calderón dice a nuestros niños que él está combatiendo (aniquilando) a los malos por la “seguridad”, está utilizando la estrategia de infección de “buenos y malos”, echando mano del meme-cebo de la seguridad. Aunque, es probable que no lo esté haciendo de manera malintencionada, sino que su propia mente haya sido infectada previamente por alguien más, y él sea, solamente, un replicador.

En realidad no dijo nada nuevo, esa estrategia de infección ha sido repetida hasta la nausea; lo verdaderamente peligroso es que lo ha dicho a nuestros niños, cuyo PATRIMONIO MEMETICO (diversidad de memes) es obviamente limitado, pudiendo generar en ellos algún grado de intolerancia y las consecuentes memealergias, que podrían llegar a transformarlos en memeoides.

Así que, si quieres proteger las mentes de tus hijos, vacúnalos diario con un poco de escepticismo.

 

F.Crisóstomo.

 

Nota: Hablando de memes, encontré un anuncio de una librería que dice: “Si la letra con sangre entra, el país ha de estar leyendo mucho”.

0 Responses to “INFANCIA, IDEÓSFERA Y SEGURIDAD”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: