LAS FUTURAS CRISIS GLOBALES

El “éxito”, en cualquier sistema, puede significar la falla de otros sistemas, grandes o pequeños, con los que mantenga conexiones. Sistemántica.

El Lunes pasado, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) emitió el informe titulado “Las Futuras Crisis Globales”, en el cual se advierte sobre cinco grandes riesgos: Pandemias, Ciberataques contra infraestructura crítica, Crisis Financieras, Conflictos Socioeconómicos y Tormentas Geomagnéticas.

Por principio de cuentas, el informe define el concepto de “Crisis Global” como: “patrón de riesgos en cascada que se convierten en amenazas activas, en tanto se propagan a través de los sistemas globales, con efectos emergentes en la salud, el clima, los sistemas sociales o financieros”.

La OECD señala que desde 1999 comenzó a analizar las implicaciones de los riesgos sistémicos, con el propósito de construir capacidad organizacional de previsión. A partir de entonces, diversos fenómenos han impreso valiosas enseñanzas respecto de la complejidad de los riesgos globales y sobre la necesidad de una mayor y más coordinada cooperación internacional para hacerles frente, a saber: en el 2001, 2003 y 2005, países de la OECD sufrieron ataques terroristas; en el 2005 el huracán Katrina trajo una destrucción sin precedentes; en el 2008 la crisis financiera mundial sacudió la economía; en 2009 la primera pandemia declarada del siglo; más recientemente, el terremoto de Tohuku, que originó el fatal tsunami y los subsiguientes accidentes en los reactores nucleares de la central de Fukushima.

El primer hallazgo recae en el reconocimiento de que se requiere de nuevas herramientas de gestión del conocimiento y de simulación, para mantener eficaz vigilancia sobre la evaluación y gestión de riesgos. Se reconoce, además, que las crisis globales tienen las características de los sistemas complejos, las cuales resume de la siguiente forma:

  • Adaptabilidad – los elementos de los sistemas complejos se adaptan a la acción de otros componentes y a los cambios en su entorno.
  • Emergencia – a nivel de sistema, existen patrones que no son fáciles de identificar mediante el examen de los componentes individuales del sistema.
  • Auto-organización – la adaptación autónoma del sistema a las condiciones cambiantes es una resultante de la adaptabilidad de los componentes individuales.
  • Atractores – Estado dinámico reconocible de un sistema, que continuamente puede aparecer de manera recurrente.
  • Criticidad auto-organizada – un estado atractor auto-organizado con potencial inherente para generar transiciones bruscas.
  • Caos – extrema sensibilidad a las condiciones iniciales del sistema que, aunque no es totalmente predecible, se pueden asociar a un atractor.
  • No-linealidad – un sistema en que los cambios sobre una propiedad o un componente pueden tener un efecto desproporcionadamente grande sobre otra propiedad o componente. La predicción en este sistema requiere de sofisticados algoritmos probabilísticos.
  • Transiciones de fase – el comportamiento de un sistema puede cambiar radical, y, a veces irreversiblemente, cuando se alcanza un punto determinado “punto de inflexión” o fase de transición.
  • La ley de potencias – relación matemática entre una variable aleatoria y su frecuencia; la frecuencia decrece, según un exponente, cuando la variable aleatoria aumenta; Por ejemplo, un terremoto de doble intensidad es cuatro veces más improbable;  Cuando la frecuencia de un evento varía como potencia de algún atributo de ese evento (por ejemplo, su tamaño), se dice que la frecuencia sigue una ley de potencia.

Los riesgos que poseen las características de los sistemas complejos, generalmente, se manifiestan repentinamente y ocasionan impactos de gran escala, esto en razón de su capacidad de propagación, pues están integrados por gran cantidad de elementos que interactúan y se adaptan entre sí, afectando su entorno inmediato y provocando un comportamiento combinado con consecuencias de amplio alcance y larga duración; este encadenamiento de efectos potencia las consecuencias del evento perturbador inicial.

Ante este panorama, se antoja obvio el sentido de urgencia que la OCDE ha asignado a la identificación de las vulnerabilidades, a la evaluación de riesgos y al desarrollo de políticas que impulsen los esfuerzos de prevención, alerta temprana y de respuesta, para garantizar la prosperidad económica sostenida. Como parte de la solución, se propone la utilización de métodos de mapeo y simulación que proporcionen una mejor comprensión de las redes de interrelaciones e interdependencias y que permitan representar la complejidad dinámica de las infraestructuras críticas.

Seguramente, en el futuro cercano, veremos popularizarse algunos modelos de simulación que ayudarán a los profesionales de la gestión del riesgo a tomar mejores decisiones y a una planeación más efectiva.

 

F.Crisóstomo.

0 Responses to “LAS FUTURAS CRISIS GLOBALES”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: