PESO SOBRE PESO

“Es importante recordar que cada dólar gastado en defensa para sobreasegurarse contra un riesgo remoto o en disminución… es un dólar no disponible para cuidar de nuestro pueblo, restablecer la fortaleza, ganar las batallas en que sí participamos y mejorar las capacidades en áreas donde no estamos invirtiendo suficiente y somos potencialmente vulnerables. Ese es un riesgo que yo no tomaré”. Robert Gates, Secretario de Defensa, EE.UU.

Tal como lo anuncia en su sitio de Internet, el SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) es un instituto internacional, independiente, dedicado a la investigación de los conflictos, el armamento, el control del armamento y el desarme. Fue establecido en 1966, por el Parlamento Sueco y es, principalmente, financiado por el Gobierno Sueco.

Entre sus tareas está la de proporcionar datos, análisis y recomendaciones, basadas en fuentes abiertas, a las instancias normativas, investigadores, medios de comunicación y el público interesado.

Uno de sus importantes productos es la base de datos sobre el gasto militar, que consiste de una serie de tiempo sobre la que se proyecta el gasto militar de 171 países desde 1988, conteniendo información, por cada país, en los siguientes formatos: a) En la moneda local, a precios actuales; b) En dólares estadounidenses, a valor constante de 2009; c) Como porcentaje del PIB.

Antes de hacer un comparativo del gasto militar de nuestro país, respecto de otros del continente, vale la pena compartirles la definición de “gasto militar” del SIPRI: el “gasto militar” incluye todos los gastos corrientes y de capital en: las fuerzas armadas, incluidas las fuerzas de mantenimiento de la paz; los ministerios de defensa y otros organismos gubernamentales dedicados a proyectos de defensa; las fuerzas paramilitares cuando se juzgue que son entrenadas, equipadas y habilitadas para las operaciones militares; y las actividades espaciales militares.

Los gastos referidos incluyen:

a)      Personal (gastos en personal activo, militares y civiles; pensiones de jubilación del personal militar; servicios sociales para el personal y sus familias);

b)      Operaciones y mantenimiento

c)       Adquisiciones

d)      Investigación y desarrollo militar

e)      Construcción militar

f)       Ayuda militar (en los gastos militares del país donante)

Quedan excluidos los gastos relacionados con:

a)      La protección civil

b)      El gasto actual de previas actividades militares (los beneficios de los veteranos; la desmovilización; la conversión de las instalaciones de producción de armas; la destrucción de armas)

Aclarada la definición, les platico que, de la base de de datos del SIPRI, extraje los datos de los países del continente americano. Es importante hacerles notar que no existen datos de Cuba, Trinidad & Tobago y Guyana. También es relevante informarles que tomé el gasto militar como porcentaje del PIB de cada país. Con estas precisiones por delante, permítanme mostrarles el siguiente gráfico:

Resalta, en el gráfico, que Costa Rica es el país (de los cinco presentados) con el menor gasto militar, en relación con su PIB. También es posible advertir que Estados Unidos, desde 2004, es el país de mayor gasto militar relativo. Aunque no siempre ha sido así, entre 2001 y 2002, Colombia y Chile tuvieron un gasto militar relativo mayor que el de los EE.UU.

México ha mantenido constante su gasto militar, en alrededor de medio punto porcentual del PIB; aproximadamente un séptimo de lo que gastan Chile y Colombia, y casi un décimo de lo que gasta nuestro vecino del norte.

Ejercitando con los datos, pueden notarse algunos comportamientos interesantes, como el caso de Ecuador que, según los datos, ha incrementado su gasto militar relativo, pasando de 1.7 a 3.4 puntos porcentuales del PIB, entre el 2000 y el 2009.

No cabe duda que la paz con el exterior que México ha mantenido, está basada más en la diplomacia que en las armas; salvo algunos momentos anticlimáticos, provocados por desatinos de nuestros gobernantes, seguimos llevando la fiesta en paz.

 

F.Crisóstomo.

 

Nota:

Si desean utilizar los datos para hacer sus propios comparativos, pueden descargar el documento de MSExcel en el siguiente: ENLACE

Pueden, también, consultar el sitio del SIPRI en:

 

http://www.sipri.org/

 

0 Responses to “PESO SOBRE PESO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: